martes, marzo 06, 2007

MONUMENTOS: CIEN AÑOS DE SOLEDAD



EL ARTE DE CONTAR HISTORIAS

Gabriel García Márquez no sólo inventó Macondo sino que inventó a “Gabo” y patentizó una forma de ser. Macondo inventó a “Gabó” y éste inventó a Gabriel García Márquez quien patentizó una forma distinta de leer. “Gabo” inventó a Gabriel García Márquez y de paso inventó también a Macondo quien reveló una forma novedosa de escribir. La escritura inventó a Gabriel García Márquez quien a su vez describió Macondo y ahí habita “Gabo” como una forma distinta de vivir. Desde aquella vez, ya pasaron 80 años y no 100 de soledad. Faltan 20 para reescribir a “Gabo” y toda la soledad para soportar 100 años más de inventos que no es más que el arte de contar historias ¿Cuáles? Las de Gabriel García Márquez que está hoy de cumpleaños y quiere que no lo frieguen tan tarde porque mañana tiene otra vez que escribir. [E.J.]





Gabriel García Márquez nació en Aracataca el 6 de marzo de 1927 y, aunque estudió derecho, su pasión por la literatura y el periodismo lo llevó, en 1955, a ser corresponsal de 'El Espectador' en Ginebra, París, Roma, Checoslovaquia, Polonia, Ucrania y Rusia. De regreso en América Latina, contrajo matrimonio en Caracas con Mercedes Barcha, y después continuó su periplo en Nueva York y México, país en el que construyó, página a página, 'Cien años de soledad', que fue editada el 5 de junio de 1967 por la editorial Sudamericana. Toda su obra maestra, poblada por los azares del realismo mágico, fue decisiva para que la Academia Sueca le otorgara en 1982 el Premio Nobel de Literatura, y marcó una huella indeleble en la literatura en lengua hispana de todos los tiempos. “Gabo” recibirá un gran homenaje en el IV Congreso Internacional de la Lengua Española, que se celebrará en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias del 26 al 29 de marzo.





Con Vargas Llosa a sus espaldas. Antes amigos, hoy conocidos.



Cuando en el año de 1968 arreciaban los vientos de la literatura críptica crecida al amparo de la Nueva Novela francesa y de los últimos codazos de la literatura del absurdo, un escritor y periodista colombiano lograba poner patas arriba la narrativa en lengua española con una novela que venía a recompensar a los pacientes lectores por tanto texto incomprensible y estomagante como habían debido tragar hasta entonces.

'Cien años de soledad' anuncia en su primera edición el regreso de la literatura narrativa, era la apoteosis del arte de contar historias, unas historias tremendas y abracadabrantes en las que había personajes, como Remedios la bella, que ascendían en vida a los cielos, cual si fueran la Virgen, o en la que la sangre de un asesinado se echaba a correr por las calles, como dotada de vida propia, remontando cuestas y muros, para ir a dar cuenta de esa muerte.







"Gabo" con su Premio Nobel



La descripción exuberante del mundo rural de la costa colombiana se convertía en una metáfora de una relación del hombre con el mundo cifrada todavía en clave de leyenda, de mito. La literatura latinoamericana se convertía en buque insignia de la literatura en lengua española y, gracias a ella, los lectores de España nos reencontrábamos con nuestra propia tradición literaria. Porque en la prosa de Gabriel García Márquez, además de la musicalidad del habla colombiana y de la presencia de una naturaleza ubérrima y tremenda, late la antigua sabiduría del Siglo de Oro, su música, su deslumbrante uso de la palabra.

Con 'Cien años de soledad' se pusieron en circulación dos conceptos que fueron acogidos con gran entusiasmo por la totalidad de la crítica. El primero fue el de "literatura del boom", que nombraba el conjunto de autores latinoamericanos que deslumbraban al mundo. El segundo era el "realismo mágico", con el que se pretendía definir la novedosa mezcla de fantasía y realismo que daba forma a buena parte de esa literatura y, en especial, a la de Gabriel García Márquez.

Quizá el personaje de 'Cien años de soledad' que mejor representa esa extraña y fascinante mezcla sea el del gitano Melquíades, quien traía las novedades del progreso a los asombrados habitantes de Macondo. Unas novedades que eran ya antiguallas, como el imán, pero que sonaban a último grito en aquel mundo perdido, y que además tenían siempre algo de prodigio sobrenatural. En el caso del imán, al desenterrar y arrastrar con su poderosa e invisible fuerza las armaduras de los antiguos conquistadores que hasta entonces habían permanecido sepultadas por el tiempo.








García Márquez, Barcelona en 1970, en Las Ramblas.





La novela de Gabriel García Márquez levantó en su momento recelos y envidias entre algunos escritores de España, pero a la gran mayoría de sus lectores nos reconcilió con nuestra lengua y su prestigio devolvió un indudable protagonismo internacional a la literatura escrita en español. No es raro que fuera en la figura de su autor que se premiara con el Premio Nobel aquel 'boom' literario.

El canon occidental y las 20

Recién escogida como una de las 20 mejores novelas de la historia, 'Cien años de soledad' cumple años y su autor también. Las Academias de la Lengua han preparado una edición popular de la obra de Gabriel García Márquez, que ha sido revisada por el propio autor y que cuenta con introducciones y estudios de Carlos Fuentes, Vargas Llosa, Álvaro Mutis y Claudio Guillén.





Con su mujer Mercedes en Aeropuerto de México



La obra, que para Latinoamérica costará 11 dólares [38 Nuevos Soles], se presentará en el IV Congreso Internacional de la Lengua Española, que se celebrará del 26 al 29 de marzo en Cartagena de Indias. Con esta publicación, las Academias se suman al homenaje que el escritor colombiano recibirá en ese congreso, dado que hoy 6 de marzo cumple 80 años y hace 40 que publicó 'Cien años de soledad' y hace 25 que recibió el Premio Nobel de Literatura.

La idea partió de la Academia Colombiana de la Lengua y tiene un claro precedente en la que la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua hicieron del Quijote con motivo de su IV centenario en 2005. La "extraordinaria acogida" que ha tenido la edición del Quijote en los dos años en que ha estado en circulación (se han vendido 2,6 millones de ejemplares, y de ellos, 2,1 millones en América), ha llevado a las Academias a "proyectar una serie de ediciones conmemorativas ocasionales, y de circulación limitada, de los grandes clásicos hispánicos de todos los tiempos", se añade en la nota.

En el caso de 'Cien años de soledad', el interés del trabajo preparatorio se ha centrado en el texto de la novela. Para ello se han examinado "todos los fragmentos publicados con anterioridad a la primera edición", y así se puede comprobar con claridad "el trabajo primoroso que García Márquez realiza hasta el último momento para dar con el término preciso, el mimo con que cuida la gramática, y su esfuerzo por lograr la expresión más rica en sugerencias", indica en una nota la Real Academia Española.





En Cuba, su segunda patria



A pesar del esmero con que el propio escritor corrigió las pruebas de la primera edición (Sudamericana, 1967), se deslizaron en ella erratas y expresiones dudosas que editores sucesivos han tratado de resolver con mejor o peor fortuna.

Para la nueva edición, que publicará Alfaguara en España y en América, las Academias de la Lengua presentaron una propuesta razonada al propio autor, que quiso "revisar las pruebas de imprenta completas, enriqueciendo así esta edición con su trabajo de depuración y fijación del texto".

Colaboraciones de lujo


La edición popular de 'Cien años de soledad', de 756 páginas, se abre con una breve semblanza de García Márquez escrita por Álvaro Mutis y una introducción de Carlos Fuentes que aporta "testimonios personales esclarecedores sobre el nacimiento de la novela y el deslumbramiento inmediato que suscitó", se afirma en la nota de la Academia.




También, contará con la parte central del "magistral análisis" que Mario Vargas Llosa hizo de la narrativa de García Márquez en 'Historia de un deicidio', que "sigue siendo la más alta referencia", así como con un estudio de Víctor García de la Concha, director de la Real Academia Española, y otro de Claudio Guillén, a quien la muerte sorprendió cuando le ponía punto final.

Además, y para facilitar la lectura de la edición popular, se ha preparado, en colaboración con la Academia Colombiana, un glosario léxico de 55 páginas, que aclara el significado de los términos y ofrece noticia sobre personajes, acontecimientos y lugares. También se ofrece un cuadro de la genealogía de los Buendía, la familia protagonista, que, en su momento, pensó incluir el autor.



Con su amigo y maestro, el gran Álvaro Mutis


La Soledad y El Quijote

Precisamente, 'Cien años de soledad' y 'El Quijote' han sido las dos únicas novelas escritas en español que se encuentran entre las 20 mejores de la historia de la literatura universal, según un listado elaborado por un grupo de 125 intelectuales.

El jurado, entre los que se encontraban desde Stephen King a Salman Rushdie, basó su selección en la importancia y el aporte que han realizado al universo de las letras estos libros. Posteriormente, se hizo un sondeo entre el público para que votara por su favorita.


García Márquez recibe en su casa al Rey de España

Además, de las obras de Cervantes y García Márquez, en tan selecta lista se encuentran 'Ana Karenina' y 'Guerra y Paz', de Leon Tolstoi; 'Madame Bovary', de Gustav Flaubert; 'Lolita', de Vladimir Nabokov; 'Las aventuras de Huckleberry Finn', de Mark Twain; y 'Hamlet' y 'El Rey Lear', de William Shakespeare.

'En busca del tiempo perdido', de Marcel Proust; 'Cuentos', de Anton Chejov; 'Middlemarch', de George Eliot; 'Moby Dick', de Herman Melville; 'Grandes esperanzas', de Charles Dickens; 'Dublineses' y 'Ulises', de James Joyce; 'La odisea', de Homero; 'Crimen y castigo', de Fedor Dostoiesky; 'El gran Gatsby', de Francis Scott Fitzgerald; y 'Emma', de Jane Austen, completan la lista.



Macondo, el inició y el fin de la historia




5 comentarios:

LUMARZU dijo...

Una lectura que no solo nos lleva de la mano a la increible vida de un Novel como este escritor de primerísimas líneas, sinó que Macondo vive eternizada en la mente de quiénes siguieron paso a paso esos "Cien Años de Soledad", un libro que repetitivamente, nos sigue alimentando el vicio por este amafado escritor.

Gracias por esta historia de vida, la de un glorificado humildemente conciente de sus entregas, por otro no menos connotativo como Ud.

Lucy Martínez
lumarjp@hotmail.com
LuMarZu@gmail.com

nInFa-Vs-sTePhAnIe dijo...

García Marquéz es mi escritor favorito. Luego de leer Cien Años de Soledad, tuve que seguir leyendo cada uno de sus libros donde no se olvidaran los recuerdos de Macondo. Saludos.

Revista Mariátegui dijo...

Muy buena Eloy. Parafraseando a Augusto Ferrando diria va pa la peña, mejor dicho va pa la revista Mariategui con su respectivo link a tu blog, un abrazo
Yasser
PD. Dale "U"

director dijo...

buena buena... entra a mi blog y disfruta de la cultura pop un rato

Rueda dijo...

Muy buena Eloy. Pero ni Gabo creo a Gabriel, ni Gabriel creo Macondo. En realidad nadie creo a nadie, todo es imaginación. Nada en el mundo ha sido creado, todo es pensado.